Los desechos peligrosos cuentan con propiedades que potencialmente pueden tener un efecto nocivo sobre la salud humana o el medio ambiente. Los desechos peligrosos se generan a partir de muchas fuentes, que van desde desechos de procesos de fabricación industrial hasta baterías, y pueden presentarse en muchas formas, incluidos líquidos, gases sólidos y lodos.

Existen protocolos muy específicos que se deben llevar a cabo cuando un desecho se identifica como peligroso. Al determinar cómo tratar adecuadamente los desechos que se han producido, es importante poder identificar en qué clasificaciones se incluyen los desechos peligrosos.

Los materiales peligrosos producidos por los avances industriales y tecnológicos son los principales causantes de estas sustancias tóxicas. Los desechos líquidos también pueden ser corrosivos en el caso de que puedan corroer varios recipientes de metal como tambores, tanques de almacenamiento y barriles.

Otros pueden ser residuos que incluyen explosivos, líquidos/sólidos inflamables, veneno, pesticidas, sustancias infecciosas de hospitales.  Los desechos tóxicos son peligrosos o mortales cuando se absorben o se ingieren. Como por ejemplo el plomo, el mercurio o incluso la radiación.

¿Sospechas que en tu empresa o negocio manejas residuos tóxicos? Llama a Innovación Ambiental Gung Ho S.A. de C.V.